En agosto de 2010, nuestro tercer hijo, murió en mi vientre a 16 semanas.  Quería saber como enfrentar un aborto involuntario de manera saludable, y busqué a Dios por Su ayuda.  Durante las semanas después, sentí muy cerca Su presencia y Su respuesta a mi tiempo de luto y creé una página web para poder compartir algunas de las cosas que aprendí, esperando que otros, también, pudieran encontrar confort en situaciones parecidas.  Por favor, haz clic en el imagen para visitar la página web: