Lover of God, wife, mother, British missionary in Peru... click here to learn more about Anna and this blog and how it can serve you.

Atrapando a los pequeños zorros por Ben Askew

Atrapando a los pequeños zorros por Ben Askew

mesdematrimoniologosmall.jpg

El blog de Ben continua de el blog de ayer por su preciosa esposa Helen. Es bueno escuchar la perspectiva del esposo sobre luchas matrimoniales, y yo se que mi esposo, Mark, será capaz de identificarse con muchas de las cosas que Ben menciona aquí...

___________________________________________________

Hace unos pocos días mi esposa comentó sobre la forma en la que el matrimonio, y cualquier relación cercana, puede ser un lugar donde usted es formado, crece y aprende. Como es sabio en un matrimonio; yo estoy de acuerdo con ella. Un buen matrimonio puede ser como un asombrosa, preciosa escuela donde Dios lentamente lo forma y entrena a través de la cercanía con otra persona.

El problema es que muy a menudo yo no coopero con ese proceso. En su lugar, encuentro pequeñas formas de minar, rechazar o demorar las cosas que Dios quiere enseñarme. No se si esto es alguna cosa de hombre, o humano o solo cosa mía, pero sé que es muy fácil solo dejar que las cosas vayan, no hablar sobre ellas, para ponerse de mal humor y negar la lección. Para minar el matrimonio.

Hay un versículo en ese asombroso poema de amor, Cantar de los Cantares, que habla acerca de atrapar a los pequeños zorros que arruinan los viñedos de los amantes. Lo que sea de que se trate ese poema, pienso que la imagen de pequeños zorros demoliendo todo es una muy buena. Eso es lo que pasa cuando rechazo dejar que mi matrimonio me forme; dejo ir a un zorro, y empieza a hacer un desastre. Si sigo haciendo esto entonces eventualmente los zorros arruinaran todo.

¿Qué son los zorros? Aquí están algunos – seguiré escribiendolos como problemas en primera persona porque así se siente un poco más amable. 

Cuando reacciono mal a un criticismo legitimo de mi esposa o mi familia y me niego a escuchar lo que realmente están diciendo.

Cuando elijo seguir presionando por lo que yo quiero en la relación, en lugar de escoger preferir los deseos y necesidades de mi esposa.

Cuando continuamente reprimo mis propias necesidades y deseos en lugar de elegir hablar sobre sobre ellos en una manera confiada y amable.

Cuando permito presión o ambición o adicción al trabajo llevarme lejos de mi esposa y familia una y otra vez.

Cuando uso el tiempo con mi esposa o familia como cubierta para la flojera o cobardía y hago cambio corto al tiempo y esfuerzo en las cosas que Dios me ha llamado a hacer. 

Cuando olvido que mi esposa es diferente a mi, que sus gustos, intereses y placeres no son los mismos que los míos.

Cuando dejo que la ansiedad, planes, culpas, etc. Se queden en mi mente en lugar de realmente hablar de ellas.

Cuando mi vida domina la conversación y todo lo que hablamos es sobre mi.

Ahí están algunos zorros, podría darle mas, pero creo que probablemente ya tiene la idea.

Se que estoy siendo un poco lleno... estoy seguro de que es un humano maravilloso, una pareja preciosa y comprometida a aprender de su matrimonio. ¡Justo como yo!

Pero justo como yo, supongo que probablemente optará por no estar de acuerdo con el proceso de educación de vez en cuando y deje a otro zorro ir.

Le estoy pidiendo a Dios que nos muestre a mi y a mi esposa como atrapar más de los pequeños mas-o-menos en nuestra relación este año. Tal vez a usted le gustaría hacerlo también. 

____________________________________________________

Ben vive en Deal, Inglaterra con su esposa y dos hijos. Ben y Helen se casaron cuando tenían 22 y han estado juntos por más de una década. Casarse bastante jóvenes significa que el aprendió como ser un adulto con su esposa, ¡lo cual fue divertido! El blog de Ben en: http://benaskew.tumblr.com/  

 

¡No pierdes una nueva entrada!  Inscríbete a la lista de correos. 

 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Una razón del por qué la sumisión es tan difícil

Una razón del por qué la sumisión es tan difícil

Huyendo – por Helen Askew

Huyendo – por Helen Askew

0