Lover of God, wife, mother, British missionary in Peru... click here to learn more about Anna and this blog and how it can serve you.

7 cosas que recordar al discernir lo que Dios nos dice cuando las emociones están involucradas

7 cosas que recordar al discernir lo que Dios nos dice cuando las emociones están involucradas

La semana pasada compartí un vergonzoso fracaso en cuanto a mi intento de compartir una palabra profética llena de fe. Esta semana, me gustaría compartir unas pautas que, Dios mediante, te ayudarán cuando trates de discernir lo que Dios dice cuando las emociones están involucradas.

1. Cuando las emociones están involucradas tienes que ser excepcionalmente cuidadoso. Las emociones fuertes no quieren decir que son las emociones de Dios. No te apures en dar el mensaje.

Hace muchos años, Mark y yo estábamos compartiendo una mañana con algunos amigos que se preguntaban cual era el siguiente paso. A dónde se tendrían que dirigir. Mark y yo nos pusimos de acuerdo para pasar algún tiempo orando con ellos en cuanto a la situación, y sabíamos que ellos estaban emocionados en cuanto a una oferta potencial de trabajo en otro lado del mundo. Pudimos sentir la emoción consistente del entusiasmo en cuanto a la idea, y compartí con ellos lo que sentimos, que era allí donde tenían que dirigirse. Nunca funcionó para ellos. Mencionamos que podríamos estar equivocados, por tanto no se produjo daños… ellos eran muy maduros como para poner en una balanza los sentimientos que habíamos sentido, sin embargo, nos dejamos llevar por la emoción de la situación. Recordando un poco, hubiera sido mucho más útil habernos mantenido al margen con respecto a la situación y no habernos apresurado a compartir nuestras emociones.

im-not-listening.jpg

2. Este preparado para oír la respuesta que no quieres oír, o mejor, preparado a lo opuesto de tu reacción inmediata. Si no estás preparado para oír la otra respuesta, todo lo que estás haciendo es entrar en presunción, no en fe. La fe no es acallar las otras opciones sino estar firmes donde sientes paz en el medio de la tormenta. Como compartí en la última publicación, cuando estaba embarazada con Kaleb, yo realmente quería tener un parto normal, entonces, no podía considerar en mi mente la idea de una cesárea. Me resistí a ir al hospital con anticipación (No sería necesario) y me mantuve orando y tratando de estar firme en promesas como “ Deléitate en el Señor y él te dará los deseos de tu corazón” etc. Nunca pensé que una cesárea podría ser parte del plan de Dios. Creo que hubiera tenido mucha más paz si hubiera estado dispuesta a oír ese mensaje de paz  que venía de Dios para ese tiempo. Un año después, descubrí algunas de las razones por que Dios permitió esa cesárea, lo puede leer aquí.

3. Cuando te encuentras en duda, pide confirmación por parte de Dios. Pídale que le confirme lo que está diciendo con un pasaje bíblico, por ejemplo,  de la misma manera, frecuentemente pido a Dios que me muestre lo que está sucediendo, ya que eso significa empezar neutralmente con mi mente en lugar de ser guiada por mis emociones.

El año pasado, una de mis amigas más cercanas estaba embarazada y tenía una amenaza de aborto. Obviamente, debido a la experiencia pasada, fui MUY cautelosa en no decir profecía cuando estábamos orando debido a la situación pasada y les dije eso. Le pedí a Dios describirme la situación de lo que estaba sucediendo y yo tenía una visión muy clara en la cabeza, eran flechas lanzadas al vientre pero el bebé se encontraba seguro en el interior. Esa visión estaba acompañada por una paz inexplicable. En realidad, tuve que esperar para compartir el mensaje ya que tenía cuidado de lo que sentía al respecto, pero cuando algunas personas más compartían la misma visión que percibían, recién hablé. El año pasado, esa amiga tuvo su bebe terminando el periodo completo de su embarazo. 

4. Busca rendir cuentas y la sabiduría de otros. Pide a otras personas considerar en oración lo que Dios te está diciendo con respecto a la situación y fíjate si lo que te dicen se alinea con la misma, siendo consiente que en una situación cargada de emoción, será para todos más difícil oír la voz de Dios.

Con nuestro equipo me he encontrado en situaciones donde todos hemos percibido de forma similar cuando orábamos juntos en cuanto a una situación emocional, y la confirmación ha venido de Dios hablando separadamente a cada individuo de diversas maneras (sueños, otras personas, Dios hablando a alguien en su tiempo de reflexión, etc…) Sin embargo, también me he encontrado en situaciones altamente cargadas de emoción donde las personas quienes son objetivo para dar el mensaje de profecía han estado apagadas porque ellos también han sido afectadas emocionalmente por esta situación. Si se necesita una confirmación, y si es posible,  pedir sabiduría y confirmación de otros, encuentra a personas que no van a estar emocionalmente involucrados en la situación. (o quienes no saben nada en cuanto a la situación) para hablarles en cuanto a esto. Si tienes una palabra de profesía que dar y no estás seguro si deberías darla o no, encuentra a alguien a quien puedas rendir cuenta y pídeles orar contigo y ayudarte a discernir si tus motivos son puros, y encuentra la manera de dar el mensaje que se te fue dado con humildad.

5. Ofrece el mensaje o las palabras con humildad. Diciendo ‘Creo que Dios podría estar diciendo…’ No es falta de fe, sino un reconocimiento que dar palabras proféticas a la gente es una responsabilidad que necesita ser manejado con humildad y cuidado, recordando que profetizamos en parte (1 de Corintios 14). Las personas pueden rechazar cualquier mensaje o palabras que no “encajen”, para ello, necesitas pedirles permiso para hacerlo. Esto significa también que de todo mensaje que des va separado de quien eres tú.

Necesitamos vernos como meseros: tomar la palabra profética de la cocina al cliente. (No tomo crédito de esta analogía, ¡pero no recuerdo donde oí esto!) No nos involucramos ni tomamos responsabilidad de lo que decimos funcionen o no, imagina a un mesero, perdería su trabajo si dice a sus clientes que y que no comer. Lo que debemos hacer, por lo contrario, es presentar lo que percibimos que Dios está diciendo, con humildad y sin escándalo posible, dejando al receptor que tome o rechace el mensaje.

6. Ser consiente que Dios usa las emociones y empatía para movernos a orar y dar mensajes y palabras a las personas. Ellos son una parte útil de la profecía, pero no deberían ser los que dirigen tus palabras (ver la previa publicación del blog “Cuando las emociones toman el control”…) Dios es un Dios emocional. Dios nos mueve a veces para que sintamos lo que Él siente en cuanto a la situación . Las emociones pueden ser excelentes para despertarnos a las cosas que suceden en el reino espiritual. He aprendido que con regularidad, me siento increíblemente desanimada antes que un logro tome lugar, entonces, esas emociones ahora me alertan a orar y obligarme a aceptarlo, a esperar victoria. A veces, siento empatía por alguien y uso esos sentimiento para ayudarme a orar con mucho fervor sobre esta situación. Esas emociones no son la guía pero sí los ánimos para abrir paso y seguir adelante con finalidad de acercarme a Dios.

7. Busca por una solida guía de paz. La Biblia dice que hay una paz que guarda nuestros corazones y mentes en Cristo. Una paz que sobre pasa todo entendimiento. Es una confianza que no sabes porque, pero la tienes. Obviamente, esto debe ser puesto en una balanza con las otras cosas mencionadas antes, pero esos tiempos cuando he dado palabras “riesgosas” y eran correctas, he tenido una paz cuando Dios me hablaba en cuanto a la situación, incluso si he estado nerviosa al compartir estas palabras con los otros. A veces, simplemente tenemos que rendir cuentas, ser humildes y estar listos a equivocarnos y ¡hacerlo! Porque, ciertamente, mil veces prefiero dar un paso adelante e intentarlo y, a equivocarme y aprender de mi error, que nunca crecer en oír la voz de Dios.

Sigue el camino del amor y sobre todo procura los dones espirituales, especialmente el de la profecía

1 de corintios 14:1

¿Qué te ayuda a discernir la voz de Dios cuando las emociones se encuentran involucradas?

¿Te gustaría recibir nuevas publicaciones de blog por correo electrónico? Inscríbete aquí.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
5 Consejos para discernir la voz de Dios en los sueños

5 Consejos para discernir la voz de Dios en los sueños

Discerniendo la voz de Dios cuando las emociones se encuentran involucradas

Discerniendo la voz de Dios cuando las emociones se encuentran involucradas

0