Lover of God, wife, mother, British missionary in Peru... click here to learn more about Anna and this blog and how it can serve you.

Sentirse mal – por Allison Stroud

Sentirse mal – por Allison Stroud

mesdematrimoniologosmall.jpg

Allison es probablemente la persona más honesta y abierta que he conocido. En realidad, olvide el 'probablemente' - ¡Ella definitivamente lo es! Nosotros tuvimos el privilegio de tenerla viviendo con nosotros por 10 meses antes de que se casara con Daniel, y el privilegio de compartir esos momentos pre-matrimonio y ¡muchas conversaciones sobre sexo! Ahora en su segundo año de matrimonio con Daniel, Allison tiene un poderoso testimonio de cómo Dios ha usado el verdadero arrepentimiento en su matrimonio para lograr una bendición increíble. (Por favor note que, el esposo de Allison, Daniel, ha dado permiso a los detalles mencionados en este comentario) Disfrute: 

____________________________________

Como aquellos que están casados (o quienes están viviendo en un comunidad de algún tipo) son muy conscientes de que, compartir su vida con alguien tiene una manera de hacerle dar cuenta de las cosas que hace mal, ¡A veces como una cachetada en el rostro!

En realidad, cuando compartir su vida con alguien tiene una forma de hacer parecer su pecado personal un poco mas urgente. Como, “oh, ¿Por qué no puedo dejar de hacer "x"? Es ofensivo para Dios y mi cónyuge. ¿Podré superar esto?” Bueno, yo creo que Dios quiere que lo superemos. Después de todo, El es quien inspiró al apóstol Pablo a escribir:

Nuestro viejo hombre fue crucificado con El, para que nuestro cuerpo de pecado fuera destruido, a fin de que ya no seamos esclavos del pecado; porque el que ha muerto, ha sido libertado del pecado. (Romanos6:6b-7)

¡Que versículo desconcertante solía ser para mi! Iría tan lejos como para decir que era hasta un poco desalentador, de manera que veía el proceso de superar el pecado en mi vida estar a un paso arrastrado cuando ese versículo parecía insinuar que debería estar experimentándose a pasos agigantados.

Esto cambió cuando el Señor me mostró como arrepentirme. Antes del matrimonio yo atribuía a esta prescripción del arrepentimiento:  Haga algo malo, arrepiéntase. Haga algo malo otra vez, arrepiéntase otra vez. Continúe haciendo algo malo y continúe arrepintiéndose. ¿Por qué parecía que nunca había un cambio de corazón aún si lo buscaba encarecidamente?

La respuesta era muy simple: No le había entregado al Señor una oportunidad para buscar mi corazón completamente. En cuanto a obtener victoria sobre el pecado va, todos los estudios bíblicos y consejeros a los que he ido fueron muy perspicaces en examinar los orígenes de mi pecado y entregarme algunos versículos bíblicos que debían ayudar. Mientras esto no es de ninguna manera algo negativo a hacer, yo encuentro muy raro que incluso la mención del arrepentimiento salió muy poco durante estos tiempos – en lugar de preguntarle al señor que parte había jugado Yo en desarrollar hábitos pecaminosos nosotros siempre examinábamos cómo los pecados de otros en contra de mí fueron las raíces de causa de esos pecados. El arrepentimiento a menudo, por lo tanto, parecía irrelevante, ya que estaba abandonado en su mayoría de la responsabilidad por esos pecados. Entonces ahí estaba yo, siembre gateando a paso de caracol, nunca me sentía como un esclavo de la justicia, sino siempre esclavizado al pecado.

Muchas cosas pasaron que finalmente me hicieron sentir como si realmente estuviera en un camino hacia ser esclava de la justicia y todos ellos envuelven un entendimiento más profundo sobre el arrepentimiento.

La primera cosa fue que el Señor quebró la ligadura de mi esposo, Daniel, a la pornografía. La mayor parte de su vida la había peleado con varios éxitos y fracasos. Pero aún así, siempre ese peso persistente de “¿Por qué me siento como tal esclavo al pecado en esta área?” Un día muy ordinario, mientras el estaba leyendo Éxodo, todo tomo sentido de repente – El señor le mostró que tal como los Israelitas se habían tornado tan acostumbrados a la esclavitud que consecuentemente dudaron el poder de Dios para liberarlos, de la misma manera Daniel había entregado su identidad como “esclavo del pecado” y había dudado las promesas del Señor de vivir como “un esclavo de la justicia”. 

Al arrepentirse de su pecado de incredulidad, el experimentó un cambio día y noche en su batalla en contra de la pornografía, y cuanto más tiempo tiraba de las riendas victorioso, menos frecuente se hacia la tentación. Lo que fue muy sorprendente para Daniel era que el encontró que un instante arrepintiéndose por incredulidad valía casi los últimos 10 años arrepintiéndose una y otra vez por los más comunes pecados asociados con la pornografía.

La batalla, por supuesto, no terminó bien ahí y allá, pero como dije antes, aún una pequeña muestra de libertad, como esa, del pecado que le ha mantenido cautivo por años le hace anhelar más revelación del Señor. El continuó pidiendo al señor que revise su corazón por otros pecados que han pasado desapercibidos. Yo personalmente pienso que a el Señor le encanta responder oraciones como esta, y El fue muy fiel al desenterrar poco a poco todo lo que había estado oculto. Y cada vez que Daniel se arrepentía, el Señor derramaba gozo aumentado, poder, y libertad de la tentación. ¡Que bendición es arrepentirse!

De manera que Daniel me decía sobre las formas en las que el Señor le estaba dando libertad sobre la pornografía, yo pensé que no había una razón por la que el Señor no me podría dar la misma libertad en las áreas de mi vida en la que había experimentado un pecado habitual.

Empece pidiendo al Señor que me mostrara como estaba yo esclavizada, pero con pocos resultados. Por un tiempo, no experimente nada del mismo tipo de momentos de revelación “ ¡Ajá!”  como lo hizo Daniel, y me frustre. Yo creía que el Señor me hablaría, pero no entendía por que se demoraba tanto. Después de muchos meses finalmente me di cuenta que el Señor había estado respondiendo mis oraciones, pero se veía bastante diferente a como el las respondió a mi esposo. Yo simplemente no había reconocido la única forma en la que el Señor me estaba hablando. 

Ve usted, soy una antena - hasta el núcleo. Un día mi mentor me dijo, "Allison, cuando conversamos, tu a menudo dices "me siento mal" cuando estas sintiendo convicción del Espíritu Santo. Cuando obtienes este sentimiento, hay algo de lo que te tienes que arrepentir, así que hazlo. Entonces, bien. ¡Pero Claro! ¡Que simple! El Señor, más a menudo, le hablaba a mi esposo a través de imágenes e historias de la biblia mientras el me hacia, una antena a través y a través, "me siento mal". Me hace desear reírme de que me lo perdí por tanto tiempo.

De repente, a menudo en los tiempos más extraños - a través de una charla con un amigo, un pensamiento fugaz camino a casa, una memoria repentina - yo obtenía ese "mal presentimiento" sobre algo que no había conectado antes con el pecado, y buscaría soledad con el Señor LO MÁS RÁPIDO POSIBLE para investigar más. Cada vez que me he arrepentido de lo que El me ha traído en mente El me ha mostrado maneras en las que he estado en esclavitud a ese momento como resultado de mi no-arrepentimiento. En algunos momentos estoy un poco sorprendida, ya que la conexión con el pecado pasado, del cual El me ha mostrado que me tengo que arrepentir, parece un poco no relacionado a los pecados con los que actualmente lucho.

Por ejemplo - uno de estos "Malos presentimientos" ( Sé que estas palabras hacen convicción de hacer sonar severamente atontato al Espíritu Santo pero verdaderamente, resuena conmigo más que cualquier cosa así que  ¡Sé que debe haber alguien ahí afuera con quién esto resonará también!) que tuve fue cuando recientemente estaba orando a través del Porqué a menudo me burlaba de Daniel frente a otras personas sabiendo que eso a menudo hería sus sentimientos.

Busqué mi corazón y pude encontrar pecados no obvios que podrían causar que yo actúe de esta manera. Luego recordé sobre cuando solía hacer lo mismo hacia mi mejor amiga en la universidad. Si, pensar en eso me hizo "sentir bastante mal". Luego personas de la secundaria y primaria vinieron a mi mente a las cuales yo había tratado de la misma manera.

"Sentirse mal" no podía ni siquiera describir como me sentí sobre algunos de ellos. Francamente yo era una abusadora para muchos "amigos" en la secundaria y primaria, y aunque los recuerdos de como los había tratado, incurrían en culpa por muchos años, yo nunca había pensado en arrepentirme. Supongo que porque era muy joven o aún no creyente o sentía que poner apodos a algunos en el 2do grado no podía ser tan seria ofensa para Dios, pero la verdad era que poner apodos a las personas en el grado escolar me mantenía cautiva al pecado, y como resultado de mi no arrepentimiento crecí aún abusando de las personas a las que amaba aunque ahora yo absolutamente odiaba el hecho de que lo hacía.

Como sabia que esta era una respuesta a la oración, me arrepentí inmediatamente. Me arrepentí a Daniel y luego al Señor por cómo había estado tratando a Daniel y por todas las personas que el Señor trajo a mi mente de las cuales abuse, y oramos por ellas por nombre. Pero el Señor no había terminado, el me dio otro "mal presentimiento" que fue claramente diferente a los demás. Era el sentimiento de dolor por recuerdos de personas que habían abusado de mi, ¡ desde la escuela primaria! Así que después de pasar casi una hora pidiendo perdón, el Señor también me mostró que ¡era mi turno de perdonar! El sentimiento cuando habíamos terminado puede solo ser descrito como más liviano, y ¡mis tentaciones a molestar inapropiadamente a mi esposo (o cualquiera en ese motivo) han sido significativamente menores!

Hablar sobre arrepentimiento puede parecer un poco fuera de lugar para un comentario de un blog sobre matrimonio, pero para mí, y pienso que mi esposo estaría de acuerdo, el arrepentimiento ha sido el himno de nuestro matrimonio hasta ahora. Y honestamente, ¡llegar a un profundo entendimiento del arrepentimiento ha cosechado mucho más intimidad con Dios y mi esposo, que yo siento ha llegado a ser nuestro "secreto" para casi todos los éxitos que hemos tenido Daniel y yo en el matrimonio! Ha causado mejor conexión emocional, mejorado nuestra comunicación, animado más frecuente y más intimo tiempo en la habitación, expandido nuestro ministerio a los perdidos y a los que discipulamos, nos ha hecho mejores amigos a aquellos a quienes profundamente nos importan, y nos a cimentado a través de varias dificultades y desafíos que hemos pasado juntos. Estoy muy agradecida de que el Señor ha abierto nuestro entendimiento a un aspecto muy importante en nuestra fe y en la salud de nuestro matrimonio tempranamente en lugar de tarde, ¡y estoy anhelando saber que más tiene El para mostrarnos!

_____________________________________________

Allison vive con su esposo en la ciudad de Oklahoma. Ella es profesora de español y experta en cupcakes, y sinceramente desea ser la dueña de muchos perros energéticos y los más peludos conejos que pueda encontrar. Allison y Daniel han estado casados por solo un año y medio y les gustaría que sepan ¡que no son de ninguna manera unos expertos en el tema!

 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Si yo ... Mes del Matrimonio- Anna Burgess

Si yo ... Mes del Matrimonio- Anna Burgess

¿Existe tal cosa como el sexo lleno del Espíritu? - Parte 2

¿Existe tal cosa como el sexo lleno del Espíritu? - Parte 2

0